COLEGIO DE MEDIACIÓN PROFESIONAL

Enséñame Señor, a seguir cada uno de tus decretos. Dame entendimiento y obedeceré tu ley; y la cumpliré con todo mi corazón. Haz que yo ande por la senda de tus mandamientos, porque es ahí donde encuentro la felicidad.                                                                                  Salmo 119. 33-35

No codiciaras los bienes ajenos

NOVENA ENTREVISTA CON MI SER INTERIOR

Dios me toma de la mano y mientras caminábamos,  luego de EL explicarme sobre el hombre, se me ocurrió romper el silencio y pregunte: ¿padre como podemos conocer al hijo?

Mirándome tierna y fijamente me dice, escucha con detenimiento y en silencio a tu corazón, a mi hijo, que te quiere hablar, EL es el hombre hecho divino, es la segunda persona en la trinidad, es la humanidad hecha a imagen y semejanza mía, es la Psicología de Dios para la humanidad.

Cerré los  y ojos tomado de su mano, dije; “Escuchare lo que el Señor mi Dios me diga en el corazón”

Cristo habla y me dice “Yo soy tu salvación, tu paz y tu vida. Esfuérzate por vivir en mi amistad y hallaras la paz. Deja en un segundo lugar lo que es temporal y transitorio, y dale el primer puesto a lo que es eterno y permanente.

Al escucharlo me llene de regocijo y le dije: Cuanto he esperado este momento para conocer de tu mente sobre que es la Psicología de Dios. Te pido me ilumines: “Habla Señor que tu siervo escucha” (1 reyes 3, 10), Siervo tuyo soy. Dame inteligencia para entender tus palabras (salmo 98, 125).

Cristo me responde: “Uno es el que siembra. Otro el que riega, pero es el Padre el que da el crecimiento. Ni el que siembra es nada, ni el que riega. Sino el Padre que es el que hace crecer” (corintios 3, 6). Escucha hermano mío mis palabras, palabras dulcísimas. “Mis palabras son espíritu de vida” (S. Juan 6, 64). No os dediquéis a obtener tesoros en la tierra donde la polilla y el moho los corroen y los ladrones se los roban. Dedicaos más bien a conseguir tesoros para el cielo, donde no hay polillas ni moho que los corroan ni ladrones que lo roben. Porque allí donde estén vuestros tesoros, allí estará  también vuestro corazón” (mateo 6, 20). Graba mis palabras en tu corazón y estúdialas con esmero, porque en tiempo de tentación y de prueba las vas a necesitar de gran manera. Lo que no entiendas muy bien ahora, ya lo entenderá el día en que te visite.

Al escuchar al hijo, mis sentidos se abrieron y pude entender con mayor facilidad lo que es la psicología de Dios y dije: Señor Dios mío, tú eres todo bien y en ti se encierran todos mis bienes. Tú eres único verdaderamente Santo. Tú lo puedes todo, lo das todo, lo llenas todo. ¿Como podré sostenerme en esta vida miserable si tu gracia y misericordia no me fortalecen? Enséñame  Señor a cumplir tu voluntad (salmo 142, 10). Enséñame a vivir en tu presencia  con santidad y humildad. Pues tú eres la sabiduría. Señor, mira si mi camino se desvía, Guíame por el camino eterno” (salmo 138,)

En ese momento entra Dios Padre y me dice: Hijo mío, esfuérzate por vivir en mi presencia conforme a la verdad, y búscame con sinceridad de corazón, con toda sinceridad de tu alma.

Me sentí lleno de alegría, se abrieron mis ojos y oídos supe que la verdad que Dios Padre habla es su Hijo  y dije: Señor que tu verdad me enseñe, me defienda, me ayude, me dirija, y me haga perseverar. Que tu verdad me libre de toda mala inclinación, de todo afecto malo, de todo amor desordenado. Así andaré  en tu compañía  y amistad con gran libertad de corazón, con un corazón perfectamente libre.

Dios Hijo, Jesucristo, al lado de nosotros me dice: Yo, que soy la verdad, te enseñare lo que es bueno y agradable a mis ojos. Que nada de lo que haces te parezca grande. Nada parezca verdaderamente importante, ni sublime, ni admirable, ni precioso, ni realmente laudable ni deseable, si no lo eterno. Lo que más te debe gustar siempre, más que todas las cosas, sea la eterna verdad.

Resuena mi corazón y siento al Espíritu Santo que habita en mí. Y me dice:

Estuve en la Creación del mundo, divagaba por encima de las aguas, Soy la fuerza en acción. Consolé al Hijo en sus momentos difíciles en la tierra. Consuelo al hombre en todo momento. Soy el consolador del hombre. Mi trabajo es consolar, Mi trabajo es hacer que el hombre tome el camino de la Verdad. 

Soy el dador de dones, En cada persona estoy. Soy el amor, la alegría, la paz, la paciencia, la amabilidad, la bondad, la fidelidad, la humildad y el dominio propio.

Soy la acción del Padre y el Hijo en el hombre. Soy la fuerza vital que mantiene con vida al hombre.  Soy el que da testimonio sobre el Padre y el Hijo.

Soy el Mensajero de Paz. Llevo y traigo mensajes del Padre  a su Hijo, Por medio del  Hijo puedes llegar al Padre y por medio de Mi puedes comunicarte con el Hijo. Soy el Mensajero de Dios. Y junto con Soy el que Soy y Yo Soy conformamos la Trinidad.

Al escuchar las palabras del Espíritu Santo, solo vino a mi mente la oración que el Hijo, Cristo, nos enseño, el Padre nuestro.

Padre nuestro que estás en los cielos, santificado sea tu nombre. Venga tu reino. Sea hecha tu voluntad, como en el cielo, así también en la tierra. Danos hoy nuestro pan de cada día. Perdona nuestras ofensas, como también nosotros perdonamos á nuestros deudores. No nos deje caer en tentación, mas líbranos del mal: porque tuyo es el reino, y el poder, y la gloria, por los siglos de los siglos. Amén.

Y así con una satisfacción inmensa por haber entrevistado al Padre, al Hijo y al Espíritu Santo, conocí el significado de la Psicología de Dios. 

Me di cuenta que la psicología de Dios es mi mente Cristo céntrica obrando en mi corazón con el Padre y el Espíritu Santo para la construcción de acciones constructivas y dije: “Te bendigo Padre Celestial, Padre de mi señor Jesucristo porque has tenido la bondad de acordarte de un pobre tan miserable como soy yo. Te bendigo y te glorifico para siempre con tu hijo unigénito y el Espíritu Santo consolador, por los siglos de los siglos.”  Amen

Por Tomas Larrieux Cruz

para el libro La Psicología de Dios.

neuroteologia

primer encuentro

segundo encuentro

tercer encuentro

cuarto encuentro

quinto encuentro

sexto encuentro

septimo encuentro

octavo encuentro

retornar a pagna principal

En el Colegio se requiere el pago adelantado en todos los seminarios o cursos mediante cheque, giro, ATH, VISA ó MC. Para poder recibir su certificado al final de cada actividad debe registrarse por adelantado indicando su nombre completo y número de Lic o Certificacion profesional . Para más información se puede comunicar al ó a nuestro correo electrónico colegiomediacion@gmail.com

Favor de enviar pago

Colegio de Mediación Profesional P.O. Box 3864, Aguadilla, P.R. 00605

REGRESAR A PAGINA PRINCIPAL