COLEGIO DE MEDIACIÓN PROFESIONAL

Ser feliz no es tener una vida perfecta. Ser feliz es reconocer que a pesar de todas las dificultades, la vida vale la pena vivirla.

Honra a tu padre y  a tu madre

CUARTA ENTREVISTA

Continuamos nuestra entrevista, pero mientras más me adentraba, me di cuenta que nosotros sin la creencia de la existencia de la Creación ya hubiéramos sucumbido en la exterminación de la humanidad. Que seriamos sin la Trinidad, que somos sin el Creador, que somos sin el Espíritu Santo, que somos sin el Hijo. Pensé y medite en este escrito anónimo lo cual me dio la respuesta para hacer otra pregunta:Sin ti, nada soy (padre de luz) 

Nada soy sin ti, sin tu amor nada soy
Me enseñaste a querer, amar
Y adorar la vida.
Te busque tantas veces y no te hallaba,
En mis días oscuros te necesitaba
Mi vida era nada y nada me sentía,
Ahora te encontré y no pienso perderte
Se que existes y que estas en mi
Que tu infinito amor puede contra todo
Porque tu alma blanca perdura hasta el fin
Y en ti esta la máxima pureza del amor
En ti no existe ni la mínima mancha de pecado
De que estás conmigo si lo estás,
Que laboras conmigo en el andar,
Que tu encanto celeste toca mi mente,
Que si brindo servicio es por tu AMOR,
Que mi ser ayuda a mi existencia,
Que lo feo luego se vuelve bello,
Que lo que importa es saber AMAR, Sin ti, nada soy.                      

Y le pregunto a Dios; ¿Padre porque quisiste hacer al hombre a imagen y semejanza tuya?

Quise hacer en la oscuridad Luz y cree a mi hijo, quise convertirme en Creador y cree toda animal viviente de la tierra y  al hombre del polvo de la tierra para que reinara en todo lo que había creado. Lo puse por encima de todo ser viviente, aun por encima del espíritu de maldad. Le di al hombre mi espíritu propagándolo por los cuatro puntos de la tierra. Creé con esta acción aquello que se llama  humanidad para que vivieran en perfecta armonía con la naturaleza. El hombre si no cuida a la naturaleza muere, ya que sin el hombre la naturaleza regresaría a aquel espacio vacío que existía antes de la creación del mundo. 

No puedo destruir aquello hecho a mi imagen y semejanza. En la humanidad tengo la confianza de que vivirá en armonía y paz. Le prometí al hombre jamás destruirlo, el hombre por el caos sin sentido del mal ha tratado de destruirse así mismo.

La maldad dejara de existir cuando el hombre cese de pensar en su realidad, toca al hombre cambiar su forma de vivir y entender que solo con actos constructivos encontrara su gozo y felicidad.

Una sola cosa digo al hombre, a la humanidad, que se amen unos a otro como Mi Hijo los ha amado, que todos tienen las misma función de respirar, latidos del corazón y pensar, todos tienen al Padre, al Hijo y al Espíritu Santo.

Mientras caminábamos le dije al Padre que sentía deseo de sentarme y meditar. Y mientras meditaba me quede dormido.

Por Tomas Larrieux Cruz

para el libro La Psicología de Dios.

neuroteologia

primer encuentro

segundo encuentro

tercer encuentro

retornar a pagina principal

quinto encuentro

sexto encuentro

septimo encuentro

octavo encuentro noveno encuentro