COLEGIO DE MEDIACIÓN PROFESIONAL

Así dice el Señor: "Que no se glorié el sabio de su sabiduría, ni el poderoso de su poder, ni el rico de su riqueza. Si alguien ha de gloriarse que se glorié de conocerme y de comprender que yo soy el Señor, que actúo en la tierra con amor, con derecho y justicia, pues es lo que a mí me agrada" - afirma el Señor -. (Jeremías 9:23-24)

No tomaras el nombre de Dios en vano

SEGUNDA ENTREVISTA CON MI SER INTERIOR

Mientras caminábamos en silencio quise que me explicara sobre la fe y pregunte: Señor, ¿Por qué temo a todo, si Tu Espíritu está conmigo?

El me contesta, temes porque conociste el mal, te hice a mi imagen y semejanza con solo el bien en tu mente para que me obedeciera y reinara en el paraíso terrenal.

Abunde preguntando, ¿porque señor aunque me esfuerce  para no temer, siento miedo en mis decisiones?

El responde: Es que para muchos tiene más importancia el mortal enemigo que el que todo lo puede y el que todo lo ve. Está como león rugiente esperando a ver a quien puede despedazar.  La confianza que te debe inspirar la fe la pierde. Por eso mi Hijo les dice que si tuviera la fe de un grano de mostaza le diría a esta montana que se mueva y ella se movería.

Me quede pensativo, y mientras caminábamos, señala: El amor del padre es que sus hijos lo conozcan, que cenen con El, que sean constructivos, que vivan amando la preciosa vida que les di con el único propósito de que amen al prójimo como mi Hijo los ha amado. Que vivan con significado y propósito para la construcción del paraíso que hice para ustedes.

Padre, me deja hacerte otra pregunta, se queda en silencio y pregunto: ¿Por qué el mal?

Tomando una respiración profunda me dice: el fin del mal es tratar de desestabilizar el orden Divino en la Tierra. Siembra el caos en los pensamientos del hombre para que este busque su endiosamiento en cosas materiales, alejándose de su realidad Divina de compartir con sus hermanos para la alegría y gozo de ambos. Ten confianza en MI Hijo y prosigan en la lucha con titánica fuerza, ya verás como la humanidad triunfa a pesar del desasosiego. Porque es bendito el varón que confía en el Padre Celestial, porque será como árbol plantado junto a las aguas, que junto a la corriente echara raíces, y no verá el calor, sino que sus hojas estarán verde; y el año de sequía no se fatigara, ni dejara de dar fruto. No me apartare de él. No debes temer yo estoy contigo. Has el bien y te recompensare. No le temas al mal, atácalo con el bien.

Por Tomas Larrieux Cruz

para el libro La Psicología de Dios.

neuroteologia

primer encuentro

retornar a pagina principal

tercer  encuentro cuarto encuentro
quinto encuentro

sexto encuentro

septimo encuentro

octavo encuentro noveno encuentro